No todas las tareas en tu trabajo son iguales y es momento de que empieces a priorizar las que son más importantes. En este artículo te mostramos los consejos que nos proponen nuestros amigos de 2×3.cl:

  1. Haz una lista de todas las actividades que realizas en tu trabajo en el transcurso de un mes determinado
  2. Pregúntate: si pudieras hacer una sola cosa en tu lista de actividades, día tras día, todos los días. ¿Cual tarea te lleva a lograr más metas? ¿Cuál es la tarea que agrega más valor a tu equipo y lo hace más productivo? ¿Cuál es el más consecuente?
  3. Si solo pudieras hacer una actividad adicional en tu lista durante el día. ¿Cuál es tu segunda actividad más importante que agrega más valor? 
  4. ¿Cuál es tu tercera actividad más importante?

Estas son tus tareas más importantes; a través de los cuales, por cada minuto que pasa en ellos, logras mucho más en relación con todo lo demás en tu lista.

Mientras realizas esta actividad, debes tener en cuenta algunas cosas:

  • Encuentra una manera de eliminar todo lo demás en tu lista. Cuando puedas, deja de hacer las actividades que permanecen en tu lista; si no puedes, planifica maneras de pasar menos tiempo con ellos. Si algo es una distracción, aprende a manejarlo; si tienes un equipo, delega la mayor cantidad posible de tareas que permanezcan en tu lista. Si no tienes un equipo, puedes contratar a un pasante o asistente virtual para que te ayuden. Si algo es una distracción que no puedes manejar, aparta cierto tiempo solamente para eso: siéntate en una cafetería, sin tu teléfono, para decidir cómo lidiar con todo lo demás en la lista. Recuperarás el tiempo que pasas haciendo esto cien veces
  • Mantén tus tres actividades más importantes en algún lugar visible a medida que las internalizas, como en una hoja de papel en tu escritorio o en la parte superior de tu lista de tareas. Esto te permite considerar lo que es realmente importante mientras trabajas y planificas tu día, y puede hacer que sean el foco de tus tres acciones diarias
  • Si algo que queda en tu lista es divertido, ¡no lo dejes de hacer! El punto de invertir en tu productividad no es convertirte en un robot sin sentido, es permitirte hacer más de lo que te gusta. Tus tres tareas más importantes podrían ser escribir, investigar la productividad y dar charla; sin embargo, también te podría gustar entrenar, aunque ganes menos dinero haciéndolo y sólo puedes ayudar a una persona a la vez. Pero, eso no importa: porque es divertido

Esta es una actividad que usan muchos coach personales, e independientemente de cuántas veces la utilizan, todo se basa en entender el hecho de que tienen tres tareas más importantes. Algunas personas quizás encuentran dos, pero probablemente ninguno tendrá más de tres.

Dedícale cinco minutos para probar esta actividad por tu cuenta. Es simple, pero las ideas que proporciona son profundas: no volverás a trabajar de la misma manera después.