Continuamos mostrando casos de éxito de empresas con las que desarrollamos nuestra actividad y a las que aplicamos nuestros servicios y herramientas de forma regular. En esta ocasión entrevistamos a Antonio Rodríguez Martínez para que nos cuente, como fundador y director, su experiencia en la implantación del Entorno de Trabajo Productivo en Yeboyebo.

Antonio comenzó su carrera profesional como Consultor Tecnológico en la empresa DMR (ahora Everis), y desde ahí decidió cambiar su rumbo para emprender un proyecto junto a dos socios más, y crear la empresa InfoSiAL. Esta empresa, en la que trabajó como programador, consultor y posteriormente director, se centró en el desarrollo e implantación del ERP de software libre AbanQ.

Tras la disolución de InfoSiAL, decidió continuar con su camino de emprendimiento fundando Yeboyebo, que a día de hoy cuenta con un equipo técnico de 12 personas, y que proporciona la tecnología necesaria para la gestión interna de procesos de empresas como El Ganso, Telefónica Satélites, Euromoda o Barnaplant.

La Fábrica del Tiempo (LFDT): En primer lugar, cuéntanos sobre Yeboyebo, ¿cuáles son las líneas de negocio que desarrolláis?

Antonio Rodriguez (AR): Nuestra principal línea de negocio es el software a medida (ERP AbanQ y Magento principalmente). Nuestros clientes nos piden cambios constantemente que nosotros realizamos según sus especificaciones. Es el gran punto fuerte que tenemos frente a otras empresas del sector, nos adaptamos y damos soluciones personalizadas de forma ágil y fácil para nuestros clientes.

Servicios de Yeboyebo

 

LFDT: En relación a la comunicación interna y a los hábitos de organización de los miembros del equipo, ¿qué necesidades habíais detectado?

AR: Cuando fundé Yeboyebo pasé a ser el único responsable a nivel organizativo. Esto me llevó a enfrentarme a problemas que nunca, como técnico, había tenido. El principal problema que tenía en esos momentos fue el de falta de tiempo para supervisar y dedicarme a tareas estratégicas, lo que llevaba también al equipo a trabajar en cosas que no eran necesariamente las más importantes para la empresa.

Desde La Fábrica del Tiempo se trabajó durante meses en el análisis de la actividad de Antonio para poder orientar su trabajo a la gestión de la empresa. Se pasó de una dedicación del 80% a tareas técnicas, a un 80% dedicado a tareas de gestión y desarrollo de negocio.

 

LFDT: ¿Se detectó desde el equipo de Dirección o a través de solicitudes del propio equipo?

AR: Principalmente fue desde Dirección. El equipo nos “daba pistas” en el sentido de que a veces la falta de planificación o de estrategia llevaba a realizar trabajos que el mismo equipo veía como desalineados con los objetivos.

La primera fase del proyecto, además de trabajar directamente con el responsable de la organización, se centró en analizar las necesidades y hábitos de organización/comunicación de todo el equipo. Si bien es cierto que tenemos muy definida la metodología que aplicamos en nuestros clientes, la aplicación de dicha metodología es totalmente diferente en función de la naturaleza de la empresa y sus propios integrantes. 

 

LFDT: A la hora de desarrollar el proyecto junto a La Fábrica del Tiempo, ¿cuáles fueron las principales barreras que os encontrasteis a nivel interno (equipo) y externo (clientes, colaboradores, etc)?

AR: A nivel interno, aunque siempre hubo propósito de incorporar las novedades que desde el proyecto se acordaban, tuvimos problemas a la hora de adoptar determinados hábitos (Inbox 0, dejar de “apuntar cosas” a nivel personal, usar la herramienta común de documentación o gestión de tareas, etc.).

A nivel de clientes y colaboradores no hubo ningún problema, estos acabaron percibiendo una mejora en la calidad al ver que determinadas acciones, procedimientos o documentación se hacían de una forma más homogénea y a través de canales más claros.

El éxito de este tipo de proyectos reside en la aplicación de medidas concretas para cubrir objetivos concretos, y sobre todo, en hacer un seguimiento cercano para comprobar si dichas medidas se están aplicando y poder así tomar decisiones en consecuencia.

 

LFDT: Mirando con perspectiva, ¿en qué crees que ha mejorado la gestión interna del equipo?

AR: Sobre todo, a nivel de dirección, agradezco el poder tener tiempo para pensar en la empresa y en su futuro, y no estar inmerso en el día a día de forma que no pueda ver las cosas con la debida perspectiva.

De cara al equipo, trabajamos con objetivos más claros, en un sistema de mejora continua y con mayor comunicación. Problemas hay muchos, como siempre, pero creo que los resolvemos de forma mucho más eficiente y definitiva de esta forma.

Desde La Fábrica del Tiempo se trabajo en la definición de una metodología de trabajo común a través de procedimientos y pautas  orientadas al trabajo ágil y colaborativo. Para optimizar dicha metodología se utilizaron las siguientes herramientas:

Entorno de Trabajo Productivo de Yeboyebo

Actualmente Yeboyebo está desarrollando, en colaboración con La Fábrica del Tiempo, un gestor de proyectos y tareas que formará parte del ERP y que se incorporará dentro del propio Entorno de Trabajo Productivo de Yeboyebo.

LFDT: ¿Habéis definido métricas para medir esta evolución? Si es así, ¿podrías indicarnos cuáles son?

AR: A nivel de dirección, hemos implantado un sistema de time tracking que nos permite saber el tiempo dedicado a cada proyecto y conocer por tanto la rentabilidad de cada uno.

A nivel de equipos trabajamos con SCRUM como metodología de desarrollo. A cada cierre de sprint computamos los puntos conseguidos, de forma que podemos determinar si un equipo está trabajando mejor o no con respecto a hace un tiempo.

El análisis de la rentabilidad permite a las empresas que “venden sus horas” tomar decisiones sobre políticas de precios, desviaciones de presupuestos en tiempo real, o medidas relacionadas con la medición del desempeño.

El uso de time tracking no solo permite conocer el tiempo invertido en proyectos, también permite detectar el tiempo operativo de cada miembro del equipo, o analizar de forma concreta el reparto de actividad de personas clave de la organización.

 

LFDT: La innovación y la mejora continua no es una opción si se quiere mantener el nivel de competitividad en el mercado, ¿qué retos os marcáis a corto y medio plazo?

AR: A corto plazo, tenemos dos grupos de trabajo siguiendo la metodología de mejora continua para mejorar tanto los procesos internos de trabajo (mejora de herramientas y condiciones de trabajo) como nuestro catálogo de productos y servicios (reutilización de desarrollos, presencia online, etc.).

A medio plazo, estamos trabajando para abrir dos líneas de negocio más, la comunidad de desarrollo basada en nuestro software libre, y un servicio SaaS de software empresarial y de productividad.

Esta es una de las consecuencias directas que nos encontramos cuando las personas responsables de equipos u organizaciones mejoran y potencian su organización, tienen  mucho más tiempo para pensar, y por tanto, para trazar las líneas estratégicas a seguir.