Sí, has oído bien, un poco de ejercicio durante tu horario de trabajo te ayudará no solo a mejorar tu estado físico y tu salud, sino que además el impacto sobre tu productividad será tan favorable que cada día querrás dedicar algo de tiempo a hacer algo de deporte.

Hoy comenzamos con otro hack productivo en el que os mostramos las ventajas de dedicar algo de tiempo a ejercitar nuestro cuerpo, algo que finalmente se traducirá en el ejercicio de nuestra mente. Porque está comprobado que no realizar ningún tipo de actividad física y llevar una vida sedentaria no beneficia en absoluto a nuestra salud, tanto física como mental.

Algunos estudios muestran las ventajas del ejercicio durante las jornadas de trabajo, siendo capaces de completar más tareas en un periodo de tiempo inferior. ¿A qué se debe esto? Al activar nuestro cuerpo, la producción de estamina aumenta, por lo que nuestro nivel de actividad también mejora y con ello nuestro ánimo para afrontar las largas jornadas de trabajo.

Pero claro, a muchos les resultará difícil encontrar un hueco en medio de las horas de trabajo para hacer ejercicio. Pues no os preocupéis, os damos algunos trucos para activar vuestro cuerpo dentro de la oficina sin que los demás crean que habéis perdido la cabeza. ¿Quieres aplicar algunos de estos trucos?

Aprovecha tu camino al trabajo

Especialmente si el camino es corto, aprovecha para sacar la bicicleta o aumentar el ritmo de tus pasos y evita sacar el coche o usar el transporte público. Este simple cambio hará que llegues a trabajar con más energía y de mejor humor.

La hora del almuerzo es la solución para dedicar un rato a ejercitar nuestro cuerpo

Los beneficios de dedicar algo de tiempo a poner en movimiento vuestro cuerpo antes o después de vuestra jornada son indudables, pero si podéis aprovechar la hora del almuerzo para salir a correr o incluso dar un paseo por los alrededores de vuestra empresa, al volver a retomar vuestro trabajo lo agradeceréis. Eso sí, no por hacer algo de ejercicio os tenéis que olvidar de comer algo. Una buena planificación hará que tengáis tiempo para ambas cosas.

Sácale partido a los pequeños descansos

Tómate pequeños descansos y aprovecha para estirar las piernas y recorrer unos metros dentro de tu empresa. Con este pequeño gesto, ponemos en movimiento nuestro cuerpo y seremos capaces de mantenernos más concentrados mientras realizamos nuestras tareas.

Crea un grupo de amantes del deporte

Seguro que tienes más de un compañero al que le gustaría hacer ejercicio durante el trabajo, pero que no se atreve por sentirse el único. Una buena opción es crear un grupo de ejercicio en la empresa. Así, podéis fijar horarios en los que salir a correr o incluso crear competiciones de tenis, baloncesto o fútbol para manteneros activos. No solo tendrá efectos sobre tu salud, sino que mejorará la relación con tus compañeros.

No dejes caer en el sedentarismo y activa tu cuerpo y mente, los resultados en tu rendimiento merecerán la pena y te sentirás mejor contigo mismo.

¿Estás listo para fijar un horario de deporte?

Fuente original del artículo: http://blog.hubspot.com/sales/unexpected-productivity-hacks

Fuente original de las formas de hacer deporte en la oficina: http://blog.hubspot.com/marketing/exercise-at-work

Fuente original del estudio: https://www.sciencedaily.com/releases/2011/09/110906121011.htm

Fuente original de la imagen: https://www.pexels.com/photo/bridge-runners-morning-cloudy-29578/