8 consejos para darle valor a tu tiempo

 

1) Si puedes hacer la tarea, no dudes, ¡hazla!

Si una tarea crees que te va a llevar menos de 2 minutos hacerla (aproximadamente), no merece la pena perder tiempo en planificarla, es mejor hacerla y una cosa menos.

2) Anota cuanto tiempo te lleva realizar una actividad

Si estimas previamente cuanto tiempo puede llevarte  la tarea, será mucho más sencillo que puedas planificarla para un hueco en el que puedas hacerla. Anotar tareas en nuestra agenda sin conocer el “tamaño” de las mismas nos llevará a situaciones de verdadera saturación.

3) Planifica pero ten en cuenta imprevistos

Si trabajamos una media de 40 horas a la semana, es bueno que hagamos al inicio de la semana una planificación donde nos marquemos los objetivos que nos gustaría alcanzar (y las tareas a llevar a cabo para ello) pero sin olvidar que, queramos o no, van a surgir imprevistos y tendremos que lidiar con ellos. No planifiques actividades para más de 5-6 horas en una jornada laboral de 8 horas.

4) No te dejes llevar por las tareas urgentes disfrazadas de importantes

Centra el foco en las tareas que te ayudan a lograr los objetivos que te has planteado. Trabajar de forma regular resolviendo imprevistos y urgencias como principal actividad te llevará a perder el rumbo en tu camino.

5) No pierdas tiempo en tareas sin valor

Si te paras a pensar en lo que hiciste en las últimas semanas, seguramente habrá tareas que si tuvieras que tomar la decisión ahora no las harías. Piensa en lo que aporta valor a tu día a día y céntrate en ello.

6) Visualiza pero sin perder de vista el camino

La perspectiva es clave para mantener un equilibrio saludable en la vida. Pensar donde queremos vernos en el futuro es una motivación para trabajar fuerte en ello. Lucha por tus metas, pero de igual modo aprende a celebrar los pequeños éxitos durante el camino.

7) Aprende a decir NO

Asumir como norma tareas o proyectos que no está alineados con tu responsabilidad y tus objetivos te va a generar una gran ansiedad y frustración. Pasar un mal rato hoy diciendo que NO compensa con respecto a los beneficios que aporta tener una mente tranquila mañana.

8) Guarda tiempo para ti y tu salud

Cuida tu cuerpo para que sea el complemento perfecto a tu mente. Dedica todos los días una media de 45 minutos para hacer algo de ejercicio. Evita la vida sedentaria. La mejor “máquina” que tienes entre manos no es tu móvil, ni tu portátil ni tu coche, es tu cuerpo. Cuídalo como si fuese para toda la vida 😉